VISITA NUESTROS PORTALES
marzo 10, 2023
Francisco Quatrin
By Francisco Quatrin

¿2023 o 2025? El plazo que se debate para recomponer suministros del vehículo eléctrico

En conversación con Portal Movilidad España la asociación que engloba a la cadena de valor de la automoción explica cómo el vehículo eléctrico es mucho más vulnerable en un contexto de crisis de suministros.

Desde el 2020 existe una crisis generalizada para conseguir suministros para la fabricación de vehículos pero cabe aclarar que el eléctrico es el más afectado.

“La transición hacia los vehículos eléctricos presionará a las cadenas de suministro, porque es una transformación que tiene que hacerse en base a una alta demanda”, explica Nils Pieter Poel, Deputy Head of Market Affairs en la Asociación Europea de Suministros de la Automoción.

Uno de los principales factores que hacen que el vehículo eléctrico sea el más vulnerable dentro de la crisis es que necesita aproximadamente 200 kg de minerales, mientras que uno convencional 40 kg.

Los niveles de manganeso, níquel o cobre son necesariamente más altos. Además, requiere del litio, un material aún poco explotado en el mundo y que requiere de procesos de refinación de muy altos estándares.

Para fabricar un vehículo eléctrico se requieren aproximadamente 300.000 piezas y con que solo falte una se detiene la cadena de producción. 

“De mantenerse esta situación en la industria, la previsión de mercado es que para 2027 volveríamos a los niveles que teníamos en 2019”, aclara Poel.

A pesar del panorama negativo, el encargado de Market Affairs resalta que la industria continúa realizando inversiones importantes dentro de la movilidad eléctrica, por lo que la transición sigue su curso.

“Todos dependemos unos de otros y creo que es un riesgo importante que una parte de la cadena de suministro no tenga la capacidad de hacer las inversiones que se necesitan para apoyar la producción de los volúmenes que se necesitan”, comenta Poel.

Semiconductores, el reto

Otro factor son los semiconductores y su gran faltante que se inició luego de la pandemia. Dejaron de realizarse por la baja demanda en medio del aislamiento y luego hubo un “boom” de solicitudes. 

Esto sí se convirtió en un inconveniente de grandes características para el vehículo eléctrico, ya que lleva hasta tres veces más microchips que uno de combustión.

“Aquí vemos una mejora significativa. Hay una mejor disponibilidad, en parte probablemente también las empresas están entendiendo mejor cómo hacer frente a la situación”, explica el ejecutivo en CLEPA. 

Ahora los inventarios de las empresas fabricantes de semiconductores han aumentado, pero eso no quiere decir que la crisis se haya acabado por completo. 

Para CLEPA la situación podría resolverse para 2025, por lo que aún falta tiempo para que se regularicen los tiempos de producción.

Otras fuentes del sector han señalado a Portal Movilidad España que la crisis se resolverá para mediados de 2023, lo que es mucho antes. Esto es porque aún la demanda de vehículos eléctricos no es tan alta actualmente.

Los tiempos de entrega se extienden por cinco meses, cuando en la normalidad es de cuatro. Pero, aclararon que la crisis para las demás tipologías de vehículos continuará hasta la fecha indicada por la asociación europea.

Un tercer factor mencionado por Poel es China y la invasión de Rusia a Ucrania. “Afecta a la disponibilidad de materias primas, que en parte es también la consecuencia de la primera pandemia y las enormes fluctuaciones en la demanda”. 

De parte del país asiático, se han visto a lo largo d10el 2022 varios cierres temporales de las fábricas que producen diferentes suministros por cuestiones relacionadas a la pandemia. 

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *