VISITA NUESTROS PORTALES
septiembre 22, 2023
Matias Audisio
By Matias Audisio

Breguet A2: El sorprendente vehículo eléctrico de la Segunda Guerra Mundial

Este vehículo eléctrico nació de la necesidad de la compañía de aviación Breguet, dadas las circunstancias de guerra. Se produjeron solo 200 unidades, pero hoy en día, solo sobreviven siete de ellas. Mobility Portal Europe cuenta su historia.

El Breguet A2 fue fabricado por primera vez en Francia en 1940 durante la guerra, cuando la empresa tuvo que cambiar su enfoque lejos de la fabricación de aviones. La producción continuó hasta 1945, marcando el final de la guerra.

Este vehículo eléctrico estaba equipado con seis baterías que sumaban un voltaje de 72V. Con cada carga, podía recorrer aproximadamente 65 km a una velocidad promedio de 40 km/h.

En ese momento, su precio era relativamente alto, llegando a 56,000 francos, en comparación con los 36,630 francos requeridos para un Citroën Traction Avant.

De las 200 unidades producidas, solo sobreviven siete hasta el día de hoy.

Breguet

Una de ellas está en exhibición en el Museo Regional del Aire en la ciudad de Angers, ubicada en el departamento francés de Maine-et-Loire.

Otro vehículo se puede encontrar en el Museo Louwman, el cual fue rescatado del olvido después de pasar 64 años en el garaje de un castillo francés.

Una tercera unidad fue subastada por Artcurial hace tres años, en Rétromobile 2017.

Con el número de chasis 94, había pertenecido a la familia Breguet y se estimaba que alcanzaría un precio de entre 40,000 y 60,000 euros, finalmente vendiéndose por 41.720 euros.

¿Cómo la guerra llevó a la creación del Breguet A2?

La Société Anonyme des Ateliers d’Aviation Louis Breguet se fundó en 1911 y era conocida por su capacidad de producción prolífica y numerosas innovaciones tecnológicas.

Esta empresa fabricaba aviones para uso civil y desarrolló el servicio de Aeropostale.

Además, Breguet fundó una aerolínea en la década de 1920, que luego se fusionó con Air France.

Durante la invasión alemana de Francia en la mediados de la década de 1940, Breguet tuvo que cancelar todos sus contratos militares. Como resultado, la producción militar también se suspendió.

BreguetLa fábrica de Vélizy-Villacoublay fue confiscada por los nazis, lo que obligó al personal a trasladarse a la planta que aún estaba bajo su control, en Toulouse.

Para retener a los empleados y fabricar un modelo que pudiera resistir la escasez de combustible durante la guerra, la empresa decidió producir este vehículo eléctrico.

En 1940, se produjo el primer automóvil con motor eléctrico, el Breguet Type A1, que utilizaba un motor eléctrico de 36 V suministrado por la empresa Paris-Rhône. Este modelo funcionaba con seis baterías de seis voltios.

Posteriormente, se desarrolló el Type A2. Tenía un diseño similar pero utilizaba seis baterías de doce voltios.

Esta variante no se ensamblaba en la planta de Toulouse, sino en un pequeño taller ubicado en la ciudad de Anglet, entre Biarritz y Bayona, en el suroeste de Francia.

El motor era suministrado por Paris-Rhône y se designaba como TA 17, y la potencia se transmitía a una de las ruedas traseras.

Tenía una marcha hacia adelante con tres posiciones diferentes y una marcha atrás que funcionaba mediante polaridad inversa.

Vale la pena mencionar que en la primera velocidad y la marcha atrás, el motor solo funcionaba con 36 voltios. Las segundas y terceras velocidades utilizaban 72 voltios.

Las baterías se agrupaban en conjuntos de tres, ubicados en el eje delantero y debajo del asiento trasero. Esto significaba que solo un máximo de tres personas podían viajar en el vehículo.

Su carrocería llamaba la atención por su parecido con la cabina de un avión, lo cual no es sorprendente teniendo en cuenta el trasfondo de aviación de la empresa.

El frente estaba adornado con dos faros circulares en el centro y un parabrisas frontal dividido en tres partes.

La vía trasera se estrechaba para acomodar el motor eléctrico entre las dos ruedas, eliminando la necesidad de un diferencial (solo una rueda recibía potencia) y ahorrando peso.

Todas las ruedas tenían frenos de pedal y un freno de mano manual que bloqueaba una de las ruedas traseras.

El surgimiento de los vehículos eléctricos durante la guerra

Otro ejemplo del compromiso con el diseño de vehículos eléctricos durante la guerra fue el «huevo eléctrico».

El artista y graduado de la Escuela Nacional de Bellas Artes de París, Paul Arzens, construyó este modelo, afirmando que sería el «futuro» de los automóviles.

Este modelo, que desafiaba el diseño convencional de los vehículos, tenía 300 kg de baterías ubicadas en la parte trasera y bajo los asientos.

Estas baterías proporcionaban una autonomía de 100 km, lo que era una autonomía considerable para su época.

En cuanto a su velocidad máxima, el huevo eléctrico alcanzaba los 70 km/h.

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *