VISITA NUESTROS PORTALES
julio 15, 2022
Francisco Quatrin
By Francisco Quatrin

Capacidad de 15 mil toneladas: Así será la planta de reciclaje de baterías que Endesa instalará en León

En octubre del año pasado Endesa anunció junto con Urbaser la construcción de la primera planta de reciclaje de baterías de España. La factoría que se preveía en funcionamiento para finales de 2023, finalmente lo hará a finales del 2024.
info@mobilityportal.es

Endesa proyecta la construcción de la primera planta de reciclaje de baterías de España. El proyecto, que forma parte del plan Futur-e de la compañía, se hará realidad en colaboración con Urbaser de aquí a dos años.

Portal Movilidad España conversa en exclusiva con la energética italiana quien comenta que en estos momentos la planta se encuentra en procesos definitorios. Es decir, aún se esperan los permisos para la instalación de la fábrica y la autorización de los procesos de ingeniería.

“La expectativa es que a lo largo del año que viene pudiéramos tener completa toda la fase de permisos y que se comience con la construcción”, comenta Andrés Sánchez-Biezma Sacristan, quien lleva adelante el proyecto desde Endesa.

Además, la energética se encuentra en procesos de definición de la compra de equipos materiales y los sistemas para operar la planta que se espera que esté operativa para el tercer cuatrimestre del 2024

La construcción de la planta será desde cero, en un solar ubicado en el área industrial de Cubillos de Sil, en León.

Sánchez-Biezma, comenta que hay dos razones fundamentales por las cuales instalarse allí. 

Endesa tenía una antigua central de carbón instalada en la misma zona. “Hemos tenido mucha actividad en estos años pasados, luego se pasó a una fase de cierre de destilaciones”.

Más adelante se crearon una serie de programas de apoyo a la industrialización para áreas afectadas por el cierre de las plantas de carbón y el eso dio el paso a que Endesa se decida al proyecto que lo involucra ahora.

Además, el encargado del proyecto comenta que, en principio, es una zona con buenas comunicaciones y donde hay una necesidad “de buscar alternativas industriales para mantener empleo y generar riqueza”.

Endesa no trabajará solo, sino que es un proyecto en conjunto con una compañía global dedicada a la gestión de residuos: Urbaser.

La empresa de origen madrileño trae su experiencia en operación de este tipo de instalaciones, por lo que será la encargada de la captación de las baterías que se reciclarán en la planta de León.

“Nosotros tendríamos una aportación en ese sentido. Pero la parte fundamental en cuanto a los canales de distribución de esas baterías estará a cargo de Urbaser”, comenta Sánchez-Biezma.

Endesa será la encargada de realizar el reciclaje de las baterías en la planta que estará diseñada para incorporar alrededor de 15 mil toneladas, no las 8 mil anunciadas en octubre pasado.

“Estará preparada para, en principio, para que pudieran ampliarse. Pensamos crecer en volúmenes, porque se espera el crecimiento del sector del vehículo eléctrico, que será bastante exponencial”, explica el encargado de la planta a Portal Movilidad España.

Además añade que esas 15.000 toneladas no vendrían desde el primer año porque “los volúmenes existentes actuales son más limitados”. Pero sí explica que “en pocos años” se espera poder llegar a esa cantidad. 

Cómo se producirá el reciclado

Actualmente en Europa rige una regulación que hace que todas las baterías de vehículo eléctrico sean recicladas. En el caso de España al no existir ninguna instalación de esta tipología y al haber pocas instalaciones a nivel europeo se debe exportar a otros países, como Bélgica o Francia.

Existe claramente un cuello de botella actualmente con el crecimiento del vehículo eléctrico”, comenta Sánchez-Biezma.

Este proyecto, según explica el encargado del proyecto, busca una solución al reciclaje a nivel país y que las baterías que se llegan a fin de vida en España. La planta que instalará Endesa junto a Urbaser reduciría los costes logísticos

En cuanto al proceso productivo, el primer pasó será ponerle fin a la propia vida de la batería. El residuo se debe separar del vehículo. Luego se realiza un transporte bajo las condiciones de seguridad, marcadas según la normativa, para que llegue a la planta de reciclaje.

Lo primero que se hará en la factoría es un análisis de su estado real, por si se pudiera reutilizar en proyectos de segunda vida, en los cuales se pudiera utilizar la batería para otros fines, como para un soporte backup de una instalación renovable.

“Ese debería ser para alguna instalación de un uso menos intensivo como puede ser el coche. Para esto se necesitan unas condiciones de batería muy buenas. Como su vida en el vehículo termina, esto no quiere decir que no tenga capacidad para otro tipo de utilizaciones”, explica quien dirige el proyecto en Endesa.

En la planta se medirá cómo está la batería y si está en condiciones para ser reutilizada. En el caso contrario comenzará con el proceso de reciclaje donde hay varios pasos a seguir.

En el inicio se hace una descarga inicial para que el trabajo se realice en condiciones seguras. “Las baterías de ion litio tienen un residuo que se lo debe trabajar con bastante cuidado”, comenta Sánchez-Biezma. 

Allí es que viene el proceso de desmantelamiento. Se quitan las carcasas, que luego tienen su propio proceso de desarticulación.

Luego comienza la metodología propia del reciclaje, como la trituración y la separación de las diferentes tipologías de materiales que existen, como pueden ser los electrolitos del resto.

Finalmente se llega a un estadio en el cual se tienen por un lado los elementos como el aluminio, el cobre y los plásticos separados y por otro el conjunto de los óxidos metálicos donde se encuentran, por ejemplo, el cobalto o el níquel.

El aluminio y el cobre se recicla cada uno por su vías normales. Pero los elementos metálicos de mayor valor y que son realmente escasos se pueden llevar por dos vías.

Uno de los procesos es en el cual se introduce a los metales en una serie de hornos para que sean fundidos. “Es una vía menos eficiente y con unas emisiones adicionales”, expresan desde Endesa.

Otro, es un proceso químico que se realiza en cada uno de los elementos, lo que se llama un tratamiento hidrometalúrgico. Ese tratamiento separa cada uno de los de los elementos de los compuestos generando un material que se puede reutilizar e incluir de nuevo en la cadena de valor. 

¿Cuál se utilizará en este caso? “Esta última fase la parte química no se va a incluir en esta primera fase de construcción”, comenta Sánchez-Biezma. 

Ese material se va a llevar a instalaciones específicas que tienen ese tipo de proceso químico. Endesa, en principio, tiene la intención de utilizar el método hidrometalúrgico, pero este será llevado a cabo en otras instalaciones.

El responsable del reciclaje

El responsable del reciclado sería el fabricante del modelo. Entonces, tiene la responsabilidad para que se que esa batería se recicle”, comenta el responsable del proyecto.

Lo que comenta Sánchez-Biezma es lo que establece la regulación en Europa. Pero esto finalmente genera un coste adicional para el vehículo eléctrico.

“En cierta manera el usuario final, también, tiene que asumir ese coste y pagarlo junto con el vehículo”, sostiene.

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *