VISITA NUESTROS PORTALES
febrero 24, 2023
Francisco Quatrin
By Francisco Quatrin

Demoras burocráticas harían que los puntos de recarga queden obsoletos

Entre 24 y 36 meses es la demora que se estima para que un punto de recarga rápida esté operativo. La humedad y otros factores harían que la electrónica de potencia se afecte y quede fuera de operación.

El peor temor de los instaladores de puntos de recarga podría no ser la demora en sus proyectos, sino la obsolescencia. Pasa que si un cargador pasa demasiado al aire libre sin ser utilizado podría comenzar a verse afectado.

“Estamos esperando entre dos años y tres años para poner en marcha estos cargadores y esto está generando obsolescencia”, declara Ignacio López Martín, Co-fundador y CEO de Cable Energía.

Esta situación puede generarse por varias razones. Una de ellas es por la humectación de la electrónica de potencia, lo que estropea todos los sistemas del punto de recarga y este no podría operar.

López, no se trae a cuento esta historia. En Inglaterra, la empresa Shell, de la que Cable Energía es parte, tuvo esta experiencia en donde debió desmontar el punto de recarga y arrojarlo a la basura.

“Cuando los cargadores han estado más de seis meses sin estar conectados la humedad y las condiciones meteorológicas afectan a la electrónica de potencia”, reafirma el CEO.

Con respecto al clima, explica que en lugares como Andalucía, donde las temperaturas han alcanzado los 40° centígrados, si el cargador no está conectado y no se tienen los sistemas de protección pertinentes todo puede echarse a perder.

Pero, el mayor de los problemas es que se pierde la garantía de los equipos de carga. Entonces los puntos de recarga que quedan obsoletos por la humedad, el calor o las lluvias, hacen que se pierda una inversión.

“Debemos arrojar luz sobre este punto. Regulemos y que se cumplan los plazos estipulados por las administraciones y las empresas distribuidoras de energía”, sentencia López.

Otros puntos a mejorar

A la hora de realizar las instalaciones el CEO admite que se encuentran con diversas trabas administrativas por el camino, independientemente de la tecnología y la localización que se esté trabajando.

Declaraciones responsables más generalizadas podrían ser una herramienta que los ayude a acelerar estos procesos, desde la óptica de López, pero también entiende que “habría que hacer una labor didáctica a los profesionales que están en los ayuntamientos “.

“Muchas veces los técnicos que reciben estos papeles no están capacitados sobre este tipo de temáticas, por lo que hacer alguna formación a nivel nacional limitaría las trabas burocráticas a las que nos enfrentamos”, indica en este sentido.

Al ser consultado por las ventanillas únicas, asegura que el éxito de las mismas estará fuertemente ligado a los recursos que se les destine.

Asimismo, detalla que es necesario que se brinde mayor información sobre qué tipo de potencias o instalaciones eléctricas están desplegadas en cada zona. Según su óptica, facilita las tareas de instalación de puntos de recarga. 

“Estos datos digitalizados serían la mejor alternativa”, según Lopez Martin.

Finalmente, los plazos de respuesta no escapan de las propuestas de mejora del CEO de Cable Energía. 

“Tengo la percepción que los periodos de tiempo establecidos no se cumplen y a veces cuando parece que no van a llegar a hacerlo, aparecen con una nueva pregunta o requerimiento en la preinstalación que no creemos que proceda y amplía nuevamente los plazos”, alerta. 

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *