VISITA NUESTROS PORTALES
marzo 6, 2024
Inés Platini
By Inés Platini

Ecuación eMobility: Fusionar silencio administrativo con declaración responsable para agilizar despliegue

Hace aproximadamente un año se encuentra en vigencia la declaración responsable, pero las demoras en la habilitación de los puntos de recarga continúan siendo un desafío. En este marco, el sector propone nuevamente una estrategia para mitigar estas demoras: la implementación del silencio administrativo.
Silencio administrativo

La declaración responsable resulta insuficiente, debido a la persistencia de numerosos puntos de recarga instalados sin funcionar. Yo sería partidario de la implementación del silencio administrativo”.

Diego De Torres.

De esta manera lo confirma Diego De Torres, Spain&Portugal Manager-EV Chargers de Ingeteam, a Mobility Portal España.

Esta alternativa se presenta como una solución ideal para minimizar las demoras, las cuales, en algunos casos, se prolongan por más de un año.

El principal desafío radica en los plazos que las empresas distribuidoras requieren para habilitar la energía en las estaciones de carga.

El silencio administrativo posibilitaría que, en caso de no recibir respuesta a la solicitud de habilitación del punto en un lapso de tres meses, este quedara automáticamente habilitado.

En concordancia con el refrán que sostiene que “el que calla otorga”, si la administración no emite una respuesta en un plazo determinado, el instalador puede interpretarlo como una aceptación tácita de su petición o solicitud.

Un ejemplo de aplicación de este mecanismo legal se encuentra en los trámites de extranjería.

Allí, tras transcurrir tres meses desde la solicitud sin obtener respuesta, se considera la aprobación automática mediante el silencio administrativo.

En relación a los puntos de recarga, Diego De Torres señala: «En principio, considero que es una opción viable, siempre y cuando se garantice la seguridad de todas las instalaciones».

En este sentido, ¿podría esta solución comprometer la seguridad de las estaciones?

De acuerdo al experto, no sería un inconveniente, ya que el sector eMobility cuenta con profesionales altamente capacitados que siguen las normas ITC BT-52 durante la instalación.

En España, estas establecen los requisitos para regular de manera eficiente y segura la alimentación de las estaciones de recarga.

“Las empresas saben lo que hacen y cómo lo deben hacer, y la implementación del silencio permite agilizar todo el proceso”, destaca el representante de Ingeteam.

Ya se ha experimentado un progreso en esta dirección con la introducción de las declaraciones responsables.

Esta iniciativa surge debido a que el tiempo de espera para poner en funcionamiento un cargador oscila entre 24 y 36 meses.

El principal obstáculo se presenta al conectar un punto de recarga a la red, donde entran en juego las empresas distribuidoras de energía.

Es necesario completar un procedimiento con la compañía, que solo puede iniciarse cuando la instalación está completamente terminada y ha obtenido la aprobación de la inspección.

Después de obtener la carta técnico-económica al inicio del proyecto, se debe aguardar nuevamente hasta su finalización para suministrar energía a la infraestructura.

Por lo tanto, esta medida busca acelerar los procedimientos para la instalación de puntos de recarga, una demanda crucial en el sector.

Sin embargo, a pesar de que ha transcurrido un año desde la implementación de la declaración responsable, esta parece no haber resuelto el problema burocrático.

Esto se refleja en la persistencia de numerosos puntos de recarga instalados que no están operativos.

De acuerdo a los últimos datos publicados por la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), de los más de 30.000 cargadores instalados actualmente en el territorio nacional, más de 8.000 no están en funcionamiento.

Esto representa un aumento del 32,3%.

Las dificultades administrativas vinculadas al desarrollo de estos proyectos constituyen una de las barreras más significativas en la actualidad, siendo un factor que ha dejado en suspenso numerosas iniciativas.

Así como también se suma a ello la falta de mantenimiento de los puntos.

Paralelamente, en diálogo con Mobility Portal España, desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) observan que la declaración responsable ha contribuido a impulsar la instalación de puntos de recarga.

“Lo que falta,  entre otras muchas consideraciones, es que los Ayuntamientos más pequeños cuenten con mayores recursos para aplicar este tipo de herramientas”, señalaban en su momento. 

Por su parte, De Torres considera que la aplicación del silencio administrativo a esta ecuación “facilitaría acelerar el despliegue de la red de recarga”.

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *