VISITA NUESTROS PORTALES
marzo 16, 2023
Florencia Boeri
By Florencia Boeri

El «mapa» del mercado europeo: Así avanzan ventas, impuestos y subvenciones para vehículos eléctricos

Un repaso por la situación de la movilidad eléctrica en Noruega, Suecia, Dinamarca, Países Bajos, Alemania y España. Un continente, dos realidades.

En lo que respecta a la transición hacia la movilidad eléctrica, el país modelo es Noruega al contar con la mayor cuota de mercado de coche eléctrico del continente. Finalizó el 2022 rozando el 80%, lo que significa que cuatro de cada cinco vehículos vendidos fueron puramente eléctricos

El Estado noruego lleva años invirtiendo en políticas de incentivos para la electrificación: en 2022 la cifra fue de 3.569,4 millones de euros para poder acompañar la transición con medidas como la quita del impuesto de matriculación y del IVA.

Dado los visibles resultados, desde el 2023 el Ejecutivo vuelve a aplicar un IVA del 25% a los vehículos eléctricos de más de medio millón de coronas (45.297 millones de euros). 

También, introdujo un impuesto al peso de los vehículos, considerando que las baterías pueden llegar a significar hasta 600 kilos.

Por su parte Suecia, que tiene la segunda mayor cuota de mercado de vehículos eléctricos, llevó desde julio del 2018 a noviembre del 2022 el “bono climático”: una política de eliminación de subsidios para la compra de coches 100% eléctricos e híbridos enchufables.

Sin embargo, desde el cambio de partido de gobierno sueco a finales de 2022, el bono climático fue eliminado, considerando que los vehículos eléctricos en el país superan a los de gasolina y diésel desde el 2020.

El país sueco aplica el “malus” una política de penalización para los vehículos más contaminantes, la cual afirmaron que se mantendrá activa. 

Por otra parte, la Administración de Carreteras de Suecia está financiando el primer sistema inalámbrico de carreteras eléctricas, es decir, carreteras capaces de recargar los vehículos eléctricos por inducción.

Los Países Bajos prohíben la venta de nuevos camiones que funcionan con combustibles fósiles a partir de 2040. En este sentido, el Gobierno realizó una inversión de 22 millones de euros para subvencionar la construcción de estaciones de servicio y camiones a hidrógeno.

Otro dato importante para la iniciativa holandesa tiene que ver con que la Unión Europea tiene el objetivo de instalar estaciones de servicio de hidrógeno cada 150 km a lo largo de las principales carreteras para 2031.

Dinamarca es el precursor en el uso de hidrógeno, fue el primer país en incorporar vehículos con pila de este combustible para el transporte público. Desde hace casi un año su capital Copenhague, cuenta con una flota de taxis de autos cero emisiones.

En 2020 el parlamento danés aprobó un plan fiscal con el objetivo de alcanzar el millón de coches eléctricos e híbridos enchufables en 2030. 

El plan implicó un aumento gradual de impuestos y tasas para los coches con motor de combustión y una reducción fiscal para los eléctricos. Al año siguiente de la medida, en 2021, el 56% de las compras de coches fueron electrificados.

Al igual que en Noruega y Suecia, en Alemania también finalizaron los subsidios para la compra de vehículos eléctricos pero para los híbridos enchufables y para la compra de empresas.

Quienes compren vehículos totalmente eléctricos de forma particular seguirán accediendo a ayudas estatales, aunque se prevé un recorte en el presupuesto asignado que hoy es de 3.400 millones de euros.

Alemania tuvo un importante salto en ventas de vehículos eléctricos de 2020 a 2021 duplicando el número de matriculaciones. 

También hubo una expansión en la oferta de servicios de movilidad, según la Asociación Alemana de CarSharing usuarios y proveedores aumentaron un 18% de 2021 a 2022.

Mientras tanto en España el 2022 cerró con la venta de 78.000 unidades de vehículos eléctricos de los 120.000 que la industria se había puesto como objetivo.

En este sentido, desde la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) han reclamado al Gobierno un paquete de medidas para revertir la situación.

La demanda tiene que ver con simplificar el esquema de subvenciones y con aumentar la reducción de impuestos. También criticaron la falta de infraestructura que afecta a los puntos de recarga en el país. 

Lo cierto es que el Ejecutivo desde el Ministerio para la Transición Ecológica amplió en 400 millones el Plan Moves III para la ayuda a la compra de coches eléctricos e instalación de puntos de recarga. 

En paralelo, entraron en vigor las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) que prohíben la circulación de los vehículos sin etiqueta medioambiental de determinadas ciudades para reducir la contaminación en núcleos urbanos.

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *