VISITA NUESTROS PORTALES
noviembre 1, 2022
La fiscalidad de los vehículos eléctricos en España es «de las peores de Europa»
By Mobility Portal España

La fiscalidad de los vehículos eléctricos en España es «de las peores de Europa»

Apenas hay 200.000 coches de este tipo en circulación, porque el sistema impositivo español no hace atractiva la electrificación de flotas para a las empresas.
info@mobilityportal.es

La fiscalidad de los automóviles en España es una «de las peores de Europa», según Transport & Environment (T&E).

Esto se debe a que el país sigue ofreciendo «más ventajas» a la compra de vehículos contaminantes que a la de coches eléctricos, según refleja el informe ‘The good tax guide’ elaborado por la organización y en el que se comparan los sistemas impositivos para la matriculación de coches en 31 países del continente.

Así, el estudio desvela que España ocupa el último puesto entre los países europeos analizados en cuanto a ingresos procedentes por la fiscalidad de los vehículos y los combustibles.

«Esta inadecuada imposición de los automóviles explica el desfase entre el objetivo de cinco millones de vehículos eléctricos para 2030 y el volumen actual (…) circulando en el país, que apenas supera los 200.000. De hecho, España ocupa el puesto 23 de los 31 países de Europa en cuanto a la adopción de vehículos eléctricos de batería, por detrás de Italia, Francia y Portugal», subrayan los analistas de T&E.

Un sistema “anticuado”

En esa línea, el responsable de electrificación de flotas de T&E, Óscar Pulido, ha opinado que el régimen fiscal español para los coches es «anticuado» y recompensa la elección de una flota que se base en los combustibles fósiles.

«Esta situación está en contradicción flagrante con la ambición de ser un país moderno, gobernado por una coalición progresista, y más en un contexto de crisis medioambiental energética«, ha defendido Pulido.

De hecho, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo han acordado que a partir de 2035 en la Unión Europea estará prohibida la venta de turismos y furgonetas con motores de combustión.

No obstante, este pacto todavía necesita el visto bueno de los Veintisiete y del pleno de la Eurocámara para ser adoptado definitivamente.

Problemas con el régimen fiscal

Por otro lado, los analistas han destacado que solo una minoría de coches contaminantes paga el impuesto de matriculación correspondiente en el momento de la compra de vehículos nuevos.

«Este impuesto es proporcional a las emisiones del vehículo. Sin embargo, la exención del impuesto de matriculación se encuentra a un límite muy elevado (120 gramos por kilómetro), y los demás tramos no son lo bastante restrictivos, por lo cual la mayoría de los nuevos vehículos evitan este impuesto», resalta el análisis.

Y agrega: «En el año 2021, únicamente un 1,1 % de los vehículos matriculados lo hicieron bajo las cuotas del cuarto tramo (el más alto) y apenas un 5,9 % lo hicieron con el tercero».

No hay diferencias entre los híbridos enchufables y los eléctricos

Además, en España no diferencias impositivas entre los híbridos enchufables y los eléctricos de batería, según T&E, porque es uno de los nueve países europeos de los 31 analizados en los que todavía se favorece fiscalmente a los coches híbridos enchufables y no los penaliza en función de su impacto ambiental.

En ese contexto, el estudio también hace hincapié en que la normativa fiscal tampoco hace diferencias en la desgravación del IVA para los coches «altamente contaminantes» y los de cero emisiones.

«Esto provoca que las empresas no se animen a migrar sus flotas hacia vehículos sostenibles. En Bélgica, Francia o Portugal la cantidad que se puede amortizar depende de las emisiones que emite el vehículo. España debería seguir el paso», ha valorado T&E, según informó Consumidor Global.

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *