VISITA NUESTROS PORTALES
enero 12, 2023
Francisco Quatrin
By Francisco Quatrin

La infraestructura de transporte eléctrico no está preparada para una red de carga rápida

La infraestructura de recarga en España es suficiente, pero si se habla de la interurbana y de carreteras no lo es. ¿Cómo esto es posible? ¿Por qué sí sirve para la ciudad pero no para la ruta?

Actualmente el país tiene 158 cargadores que superan los 250 kW, una cantidad de puntos de recarga rápida baja. En las carreteras existen pocos de estos lo que dificulta los traslados interurbanos de los coches eléctricos.

“La infraestructura de transporte eléctrico no está preparada para asumir la responsabilidad de abastecer una creciente demanda de recarga rápida por todo el país”, comenta Sergio López, fundador de Solrec Renovables y Recarga.

Y es que por esta situación hay más de 40 tramos de carretera de más de 100km que no tienen un cargador de potencia mayor a 250 kW. Si se tiene en cuenta la autonomía de un coche turismo de alrededor unos 20.000 euros, que es de 120km, no se puede completar gran parte del trayecto.

La autopista A-66 es la más afectada por este inconveniente, siendo que esta tiene un cargador cada 120 km en promedio. Lo que la hace imposible de transitar en un coche eléctrico de escasa autonomía. 

A esto, López añade: “Ni siquiera lo está para el transporte de electricidad proveniente de renovables; eólica y fotovoltaica”.

Es decir, que el sistema de distribución de energía de España no está preparado aún para poder resolver los problemas de la carga de los vehículos eléctricos, por lo que termina deteniendo su crecimiento.

Pero, además de este inconveniente, el Técnico en fotovoltaica y movilidad eléctrica, no cree que el problema recaiga demasiado en la cantidad de puntos de recarga presentes. Sino al precio de los coches eléctricos en la actualidad.

“El usuario no carece de confianza, carece de recursos económicos para asumir la compra de un vehículo eléctrico, además, duda también de la evolución de los precios de recarga, podrían superar a los combustibles fósiles”, comenta López.

Otro punto que se debe tener en cuenta para la instalación, además de esa capacidad de distribución son las propias distribuidoras. La recarga pública implica asumir grandes costes de instalación y cumplir con las exigencias económicas de las distribuidoras eléctricas

“No hay una demanda creciente de recarga que evidencie el retorno de la inversión a medio plazo”, es también un punto que puede retrasar o hacer dudar a los inversores en la infraestructura de recarga según señala el fundador de Solrec. 

Por otro lado, las Administraciones tardan casi dos años en conceder los permisos, “esto es debido a la falta de medios técnicos y humanos”.

La infraestructura pública “es suficiente”

Sergio López en conversación con Portal Movilidad España señala que la cantidad de puntos de recarga actual debería ser suficiente para la demanda que existe. Marca que no hay saturación en la gran mayoría de las estaciones de recarga. Ni tampoco en las solicitudes de obras que gestionan las empresas instaladoras.

“Si consideramos el resto de los desplazamientos, para autonomías superiores a los 200 Km, entre los puntos disponibles ubicados en las estaciones de servicio y las imposiciones recientes del Gobierno español, a finales de este año 2023, en relación con el alza de nuevas matriculaciones, habrá suficientes puntos para abastecer a todos”, comenta.

Al ser consultado sobre los por qué se reclama y si es justificado, explica que es por la urgencia de la Agenda 2030, un compromiso de España con Europa.

“El cambio de modelo en movilidad perjudica a un sector de la automoción, muy importante para el PIB de España; fabricantes, industrias afines, y retail ven cómo su mercado se puede reducir considerablemente con el paso del motor térmico al eléctrico”, comenta. 

Con estas razones estarían presionando al Gobierno y a la ciudadanía en hacer el cambio. “El ruido mediático hace mucho”, agrega.

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *