VISITA NUESTROS PORTALES
noviembre 10, 2023
Inés Platini
By Inés Platini

Medusa facilita las “altas potencias para cargadores en zonas urbanas”

Medusa Alternativas de Suministro Eléctrico adapta las infraestructuras eléctricas existentes para la carga de vehículos y optimiza la potencia aprovechando la que se encuentra disponible. En exclusiva, todos los detalles de este innovador modelo de negocio.
medusa
info@mobilityportal.es

Medusa Alternativas de Suministro Eléctrico posibilita el acceso a cargadores con elevadas potencias eléctricas en entornos urbanos, “donde con frecuencia las redes eléctricas están saturadas”.

Así lo explica Javier Albarrán, Director General de la firma, a Mobility Portal España.

En este marco, la iniciativa impulsada por Grupo ASE, el Ente Vasco de la Energía y Repsol surge con la vocación de dar servicios de recarga inteligente a vehículos eléctricos.

La característica distintiva de la empresa es su enfoque en adaptar las infraestructuras eléctricas existentes para la recarga de flotas de vehículos eléctricos, aprovechando la potencia disponible en reposo.

De este modo, establecen una conexión entre dos usuarios, permitiendo que uno transfiera energía al otro con el propósito de recargar sus vehículos.

Esta actividad está avalada por la Ley 24/2013 del Sector Eléctrico, modificada mediante el Real Decreto-ley 15/2018.

Ello permite a un consumidor suministrar energía para servicios de recarga a otro consumidor final.

El proyecto en el que se encuentran trabajando actualmente consiste en la aplicación de una solución de transferencia de energía de Metro Bilbao hacia los autobuses de Bilbobus, operados por ALSA.

Esto posibilita la gestión de la recarga en función de la disponibilidad de potencia del Metro, especialmente en horas nocturnas, cuando ambos servicios reducen su actividad. 

Medusa participa en la fase de ejecución de todo el proceso, facilitando la infraestructura de conexión con la red eléctrica del Metro y ejerciendo de intermediario entre ambos consumidores.

Así como también la instalación en las propias cocheras de Elorrieta de Bilbobus, que se sitúan a unos 500 metros de la subestación eléctrica del vehículo subterráneo en Lutxana.

El proyecto de Medusa en las cocheras de Elorrieta de Bilbobus.

En concreto, este proyecto colaborativo tiene como objetivo brindar suministro a ocho nuevos vehículos eléctricos puros, que se suman a los 13 ya disponibles, además de los 94 híbridos.

Además, se contempla la posibilidad de que hasta 22 unidades adicionales puedan beneficiarse a medida que el Ayuntamiento incremente su flota eléctrica.

Según estimaciones municipales, a través de este sistema se prevé un ahorro por unidad de 120.000 euros.

¿Cuáles son las ventajas de este modelo de negocio?

“Este modelo permite una gran flexibilidad, puesto que Bilbobus ya no depende del calendario eléctrico español ni requiere contratar potencia eléctrica para recargar”, indica Albarrán.

En consecuencia, de lo único que depende el autobús es de la capacidad eléctrica que tiene disponible en cada momento Metro Bilbao.

La implementación del proyecto ya ha concluido y en este momento se encuentran llevando a cabo pruebas para iniciar su puesta en marcha.

Por su parte, el Director General enfatiza: “Espero que esto se repita en varios sitios del país, ya que es una gran iniciativa. Nuestro objetivo es expandirnos por toda España”.

Por ello, están evaluando la posibilidad de replicar este modelo en otras ciudades y permitir la participación de un abanico más amplio de actores, no únicamente empresas ferroviarias y autobuses.

Puntos a resolver en el sector de recarga

Actualmente, numerosas empresas del sector hacen hincapié en la necesidad de revisar las ayudas otorgadas por el Gobierno, con el objetivo de acelerar la transición hacia una movilidad sostenible.

Las demoras en el cobro de las subvenciones, que en muchos casos supera el año, provoca incertidumbre entre los consumidores a la hora de optar por vehículos eléctricos.

En este punto, Albarrán argumenta que algunas de las licitaciones se siguen planteando de forma convencional.

Principalmente, esto se debe a que los CPOs deben solicitar el suministro a la red de distribución y “no existe margen para la adopción de una fuente de energía eléctrica alternativa».

Por ello, considera que a nivel legislativo, “aún hay un gran camino por recorrer” para abordar los diversos modelos colaborativos que podrían surgir.

“Este es uno de los desafíos pendientes a resolver y nuestro modelo tiene la capacidad de ofrecer una solución. Estamos preparados para poder suministrar la energía necesaria”, remarca.

Followers
17.921
Separator Single Post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *